Radio Fantasía Paine
Enero 19, 2018

La otra cara de las manifestaciones

El clima político en Chile es inestable, incierto y, sobre todo, muy agitado, todo esto con base en las constantes problemáticas y necesidades presentes en la población a nivel nacional. Una de las más recientes -En despertar, no en existir- es la generada por las AFP y su incapacidad de brindar a las personas una vejez con dignidad, calidad y buen vivir, convocando a cientos de personas a una marcha en reclamo a estas, exigiendo su extinción para dar paso a otro sistema que satisfaga las demandas -Justas, por lo demás- de todos.

Marchas multitudinarias, como la expuesta anteriormente o las que son en cruzada por la reforma educacional, son un medio efectivo al momento de mostrar el descontento respecto a un tema en específico. Sin embargo, también es un punto de conflictos, incidentes y desmanes protagonizadas en su mayoría por enajenados encapuchados, quienes aprovechando su rostro cubierto, aprovechan de delinquir y empañar movimientos organizados exhaustivamente. Lo planteado anteriormente es devorado por la prensa, cubriendo varias horas de la parrilla programática con lo negativo, generando repudio y bloqueando el objetivo final… Pero, ¿Qué sucede con el otro lado de la Marcha?

La pregunta planteada, sin duda alguna, es algo que no sólo pasa por mi cabeza, sino que, por una gran cantidad de personas que se ven colapsadas de tanta noticia negativa, y que además, ven una extrema dificultad en encontrar información positiva al respecto. Y para continuar esta columna en contexto al acontecer nacional, realizando una búsqueda en Google bajo el siguiente motivo: “Marcha no más AFP”, hubo 3 portales que cubrieron la movilización a lo extenso del país -Sin contar los medios oficiales, como el Facebook de información oficial de la cruzada-, lo que me causa extrañeza debido a la alta convocatoria que ésta tuvo.

Las movilizaciones, en especial las Marchas bien fundadas, son una experiencia rica para el gobernante, los medios de comunicación y el mismo pueblo para interiorizarse en las carencias de los mismos, aunque lastimosamente, no sean cubiertos en profundidad los buenos resultados, las personas comprometidas y la organización, que en ocasiones es hermosa, en relación a los destrozos y malos actuares.

Sin duda alguna eso es algo que como consumidores de estos medios debemos mejorar.

Escrito por: Felipe Ahumada

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *